Se fugó jaguar del zoológico de Puerto Ordaz

Se fugó jaguar del zoológico de Puerto Ordaz.

Puerto Ordaz.- En la jaula donde viven los dos jaguares del zoológico-parque Pedro Loefling, de Puerto Ordaz, solo queda uno. El fin de semana desapareció la hembra de la pareja de felinos, luego de que intrusos abrieran la reja de la jaula para intentar robarse los animales.

Lee también: Animales del Jardín Botánico en la Unellez no reciben alimentación

Según una fuente vinculada a los parques Loefling y Cachamay, complejo natural que conforma más de 300 hectáreas selváticas, la jaguar no entró en la trampa que tendieron los ladrones. Los restos del cebo permanecían el domingo en la mañana, cuando personal del zoológico se dio cuenta de que faltaba el animal.

La Corporación Venezolana de Guayana (CVG), administradora de los parques, no ha emitido declaraciones. Ningún trabajador accedió a declarar a la prensa y solo se limitan a confirmar que los parques están cerrados al público por seguridad, pues la felina ha sido avistada dentro del parque Loefling, cerca de su jaula.

La fuente que accedió a declarar a El Pitazo pidió el resguardo de su nombre y su cargo, por temor a represalias dentro de la CVG.

Víctor Lucena, activista por la fauna del parque Cachamay y artesano de la ciudad, confirmó el extravío de la jaguar, tras constatarlo en el sitio, este jueves en la mañana.

Coincidió en que la versión que manejan en el parque es que la felina huyó cuando intentaban robarla. Los intrusos han de haberse ido una vez que se sintieron en riesgo cuando el depredador nocturno quedó suelto.

El jaguar es un felino de la familia panthera, el tercero más grande del mundo después del tigre y del león. En Venezuela es una especie protegida, sobre todo en las tierras al sur del Orinoco, de acuerdo con el Libro Rojo de la fauna nacional.

Avistamientos

De acuerdo con la fuente consultada y con Lucena, la alerta del extravío de la jaguar se dio el domingo en la mañana, cuando el servicio de emergencias 171 recibió una llamada en la que reportaban haber visto un felino similar merodeando las adyacencias del colegio Loyola Gumilla, que se conecta con el parque Loefling, aunque en un área que está a varias hectáreas del propio zoológico.

Al recibir esta llamada, el 171 llamó a la CVG y enviaron vigilantes al zoológico Loefling, que no cuenta con celadores los fines de semana. Al llegar, confirmaron que se había escapado un jaguar y que la jaula estaba rota.

En el servicio de emergencias 171 no revelaron los registros de llamadas recibidas el domingo 18 de febrero. Respondieron que solo tienen autorización de dar información de las emergencias reportadas en el día.

La directora del Colegio Loyola Gumilla, Zoraida León, aseguró que ningún miembro de su personal ha llamado al 171 o ha visto de lejos a ningún jaguar. “El rumor nos llegó por un representante el martes de esta semana y nosotros nos hemos comunicado con la supervisora directa del Ministerio de Educación y ella no sabe nada. De la CVG tampoco nos han contactado. Es decir, no hay nada oficial”.

Por precaución han restringido el acceso hacia las zonas del colegio que están cerca de los linderos que colindan con el parque Loefling y hacen recreos controlados en espacios cerrados de la institución.

En los predios de la jaula se mantienen dos cazadores, que utilizan un carnero vivo como cebo para intentar atrapar al animal suelto. Aseguran que la vieron deambular cerca de su cautiverio entre martes y miércoles de esta semana. La jornada de los cazadores es mayoritariamente nocturna, por el comportamiento natural de los jaguares y todos los felinos, de cazar durante la noche.

 

Historial de robos

En el zoológico Loefling no quedan animales, salvo la pareja de jaguares.  Anteriormente, en cautiverio, había caimanes, tucanes, guacamayas, perros de agua, tortugas, un rey zamuro, una puma, una pantera y un gato salvaje.

Desde 2016 comenzaron a robarse la fauna del único zoológico de Puerto Ordaz, de donde también han sustraído tractores, máquinas de cortar grama y todos los equipos de las oficinas administrativas.

En abril de 2016 desapareció de su jaula una puma, a la que también le violentaron la jaula para que saliera. Sin embargo, esta nunca apareció dentro del zoológico. Aunque el caso no fue esclarecido públicamente, un trabajador del parque reveló que las investigaciones de CVG concluyeron que la puma fue robada.

Además, hace ocho meses se robaron la pantera del zoológico sin que los trabajadores supieran qué pasó con ese felino. “El rumor que hay aquí con esos animales es que se los llevan los babalaos para hacer rituales con ellos, porque son animales fuertes”, dijo la fuente de CVG consultada para esta nota, en referencia a los sacerdotes de la religión yoruba.

El activista Víctor Lucena advirtió que no hay protocolos de seguridad para el rescate de la jaguar, pues tiene entendido que la quieren cazar y no capturarla viva. “Ellos no tienen dardos con sedantes, sino escopetas y eso no debería ser así, ese es un animal que está en riesgo” y protegido por convenciones internacionales para la preservación de su especie en refugios naturales.

La gerencia de Redes Productivas de la CVG no ha emitido comunicado oficial alguno sobre el caso.

Fuente:  | Bolívar | El Pitazo

2 Comments