Aumentos salariales de Maduro: Más hiperinflación y menos poder de compra

Sumidos en la preocupación. Atrás quedó aquella época en la que los venezolanos solían alegrarse por los anuncios de aumentos salariales en el país. Desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia, e incluso antes, inició el repunte de la inflación con desajustadas y poco acertadas medidas económicas establecidas desde el Gobierno nacional.

Aumentos salariales de Maduro: Más hiperinflación y menos poder de compra

Luis De Jesús

Caracas, 30 de abril.- Sumidos en la preocupación. Atrás quedó aquella época en la que los venezolanos solían alegrarse por los anuncios de aumentos salariales en el país. Desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia, e incluso antes, inició el repunte de la inflación con desajustadas y poco acertadas medidas económicas establecidas desde el Gobierno nacional.

En los últimos cinco años Maduro no ha hecho más que achacarle a la oposición venezolana y a la presión internacional supuestos intentos de desestabilizar la economía del país y él, en un intento de no asumir los desacertados resultados de su Gobierno y la situación precaria de los venezolanos, ha decretado 22 aumentos salariales que para los ciudadanos no han sido más que “sal y agua”.

Pero ¿realmente servirá de algo para los venezolanos el nuevo aumento salarial que, como suele ser costumbre, se realiza el 1° de mayo? Maduro aumentó este lunes el salario mínimo de 392 mil 646 a 1 millón de bolívares y el Bono de Alimentación de 915 mil a 1 millón 555 mil 500 bolívares.

El ingreso integral mensual quedó establecido en 2 millones 555 mil 500 bolívares, con lo que ahora se podría comprar un cartón de huevos, cuyo precio rozaba, antes del aumento, en 1 millón de bolívares, y un kilo de queso blanco, que se consigue en los mercados en 1 millón 600 mil bolívares. Ahora lo que se vaticina es el alza desproporcionado de los precios en respuesta al anuncio presidencial.

El país petrolero enfrenta una hiperinflación, que se estima que alcanzó en marzo una tasa anualizada de 8.878,1% según cálculos de la Asamblea Nacional, y el Fondo Monetario Internacional calcula una caída del Producto Interno Bruto del 15% para este 2018.

El Colegio de Contadores Públicos del Estado Zulia realizó una comparación con otros países de la región en el que calculan cuántos kilogramos de carne se pueden comprar. En Panamá, el país que repunta en la lista comparativa, se puede comprar con el salario mínimo mensual en su moneda local 103,33 kilogramos de carne, mientras que en Argentina se puede adquirir 64,9 kilogramos. Venezuela, por supuesto, con el aumento que había decretado Maduro en marzo, quedó de último lugar con tan solo 1,14 kilogramos de carne.

Pero estas cifras no son todas. La Canasta Básica Alimentaria continúa su alza sin que nada pueda detenerlo. El Centro de documentación y Análisis Social de la Federación de Maestros informó que la misma se ubicó en el mes de marzo en 75 millones 446 mil 014 bolívares. Es decir, que para que un venezolano pueda adquirir la canasta básica requiere más de 75 salarios mínimos actuales.

Esta situación refleja que de nada ha servido para los venezolanos los aumentos salariales sin una política económica organizada que haga frente a la crisis hiperinflacionaria que tiene absorbido al país y que mantiene asfixiado a los venezolanos.

Sin embargo, en el panorama anteriormente planteado y estudiado por diferentes organizaciones y expertos, hay quienes dentro del chavismo aún celebran los aumentos porque, según creen, el presidente está “protegiendo” los salarios de los trabajadores frente a una supuesta “guerra económica” que ha sido el escudo usado por Maduro para culpar a factores externos a su Gobierno, mientras que el Bolívar se desploma frente al dólar en el mercado libre.

Más venezolanos en pobreza

 

El jefe de Estado dijo durante su memoria y cuenta, presentada el 15 de enero de 2018, que la pobreza en Venezuela en 2017 se ubicó en 18.1%; mientras que la pobreza extrema se situó en 4,4%.

Contrario a lo que dice Maduro, 87% de los venezolanos se encuentran en situación de total pobreza, según el estudio realizado en 2017 por la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población de Venezolana (Encovi), un proyecto impulsado por la Universidad Simón Bolívar, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Católica Andrés Bello.

Destaca el informe que todos los hogares del país se encuentran por debajo de una “línea de pobreza inalcanzable” y que la escalada inflacionaria empobrece a todos. Desde que el madurismo se hizo en el poder en el 2013, el debacle económico se ha hecho evidente. En el 2014 el 48,4% de los venezolanos se encontraban en situación de pobreza; para 2015 el indicador repuntó aún más y se ubicó en 73%; y en el 2016 llegó al 81,8%.

Los venezolanos, además, enfrentan una reconversión monetaria y un nuevo cono monetario que saldrá en circulación el próximo 4 de junio, según la información oficial, sin desarrollarse una campaña educativa en torno a los nuevos billetes y las nuevas denominaciones.

Fuente: El Cooperante