Denuncian que obras del teleférico dañan la calidad de vida en Galipán

Habitantes señalaron que la construcción afecta al ecosistema debido a la tala indiscriminada y a la contaminación ambiental y sonora que se produce en esa zona del parque

Vecinos de Galipán, sector ubicado en el Parque nacional Waraira Repano, advirtieron que las obras de construcción de la ruta del teleférico Galipán-Macuto que se adelantan están afectando el ecosistema, el medioambiente y la vida de las 40 familias que habitan en la zona. Exigieron que la obra se construya en su lugar de origen.

“Deberían ejecutar ese sistema en las instalaciones viejas que aún están operativas y en buen estado, en lugar de realizar el trazado en el centro de Galipán”, destacó Roberto Pérez, presidente de la Asociación de Vecinos de Galipán y miembro de uno de los cinco consejos comunales que hay en el sector, quien mostró los daños que se han producido en esa zona natural.

En un comunicado dirigido a la empresa Ventel, encargada de la construcción del teleférico, los lugareños plantean que el Parque Temático y la Nueva Estación Museo que tienen proyectados aumentarían la contaminación ambiental como consecuencia de los desechos sólidos que dejarán los visitantes, el humo de los escapes, la contaminación sónica y las aguas negras que afectarán siembras y ríos.

Además, los ciudadanos se verían amenazados por el flujo de visitantes en tan alta densidad, porque el servicio eléctrico es insuficiente y los trabajos requerirán grandes cantidades de agua que obtendrían de los escasos pozos y manantiales del lugar.

“Esta obra produce un daño ambiental que empeorará cuando los viajeros acudan por miles al poblado”, destacó Pérez y advirtió que los fuertes vientos huracanados en Galipán influirán en el movimiento de las cabinas, lo que será siempre un riesgo para los turistas.

Los vecinos manifestaron que hay personas que se han negado a ceder espacios y, de manera arbitraria, la constructora ha pasado por encima de los cultivos. De este modo, el proyecto ha dividido al sector y a las 40 familias.

La obra representa también una amenaza para el servicio rural y familiar que los habitantes ofrecen, porque los visitantes van a optar por ir al “mega parque de atracciones” que estará ubicado lejos de los centros gastronómicos tradicionales de Galipán.

Pérez señaló que han insistido en plantear todos estos problemas en mesas de diálogo a Ventel y, en algunas ocasiones, al gobernador del estado Vargas, pero no han sido atendidos y solo se enteran de los proyectos y sus avances por Internet y por los periódicos.

No se logró obtener la versión de Ventel sobre estos hechos.

 

Fuente: El Nacional.

Comentarios recientes