Feligreses renuevan su fe por un cambio en el país en templos de Caracas

Feligreses renuevan su fe por un cambio en el país en templos de Caracas

Sacerdotes insistieron en la importancia de asumir un papel de acompañamiento de Jesús para superar con esperanza la coyuntura nacional

Por JESÚS BARRETO
26 DE MARZO DE 2018 01:05 AMA las peticiones de salud, prosperidad o comida se unió este año la reflexión por la necesidad de cambiar el rumbo colectivo del país. Al menos esa fue la plegaria que, casi al unísono, repitieron miles de caraqueños que se agolparon ayer de forma multitudinaria en los templos católicos.

Monseñor Ramírez puso de relieve la trascendencia de estas fechas en la gesta redentora: “Celebramos la inmensa grandeza y divinidad del señor Jesucristo, que tuvo una muerte dolorosa. Su pasión y muerte es un camino irrenunciable hacia la resurrección, de cada uno, de nuestra nación. Hoy alzamos nuestras palmas como una manifestación que queremos renovar nuestra fe”.

El obispo enfatizó la importancia de perseverar en la esperanza por encima del sufrimiento, como un tributo de confianza en los designios divinos.

“Nuestro Señor Jesucristo nunca se dejó intimidar por los poderosos. Al contrario, se mostró confiado en que su causa está en manos de Dios y resistió sin resentimiento los ultrajes de sus captores”, sostuvo.

La invitación despertó especial interés de la concurrencia, quienes se unieron en una plegaria por la superación de la coyuntura actual.

La súplica atravesó de oeste a este la ciudad, con varias y sentidas coincidencia con respecto a la crisis que afronta el país.

“Vengo a agradecer porque gracias a la providencia divina en mi casa podemos comer todavía, pero sobre todo vengo a pedir porque esto mejore para todos. Necesitamos un cambio que nos ayude a sanar el espíritu. Hay mucha gente que está pasando necesidades”, dijo Adela Puente, una de las 1.500 personas que, según la Alcaldía de Chacao, asistieron a recibir la palma bendita, traída ayer por los palmeros a la Iglesia San José.

En El Hatillo la mayoría de los cientos de creyentes y visitantes se congregaron en la iglesia Santa Rosalía de Palermo, cerca de la plaza Bolívar, a donde llegaron luego de bajar de la parroquia El Calvario. Allí se hizo una representación de la entrada triunfal de Jesús, acompañado de un burro, parte de una tradición en la que hondearon las palmas, bendecidas posteriormente.

Los asistentes a la histórica iglesia en honor de Nuestra Señora del Rosario en Baruta vivieron con solemnidad la misa celebrada por el presbítero Luis Guillermo Pérez Hernández.

Escasez y penitencia. Mantener este año las tradiciones ha sido un verdadero calvario. Feligreses expresaron las dificultades para mantener algunas, debido a los altos costos.

El precio de las palmas y las flores, además de la escasez de elementos de la liturgia como sirios pascuales, es otra de las estaciones del vía crucis de la Semana Mayor caraqueña. En varias parroquias los rituales se han mantenido gracias a donaciones de la comunidad y en otras han optado por el reciclaje. Destacó el uso de transferencia electrónica para el pago del diezmo, fórmula utilizada en diferentes parroquias ante la fuerte crisis debido a la escasez de efectivo.

Fuente: El Nacional

Comentarios recientes