Hugh Laurie se pone otra vez la bata de médico

El famoso doctor House vuelve a la pantalla en el papel de un neuropsiquiatra forense que se involucra con una de sus pacientes. Protagoniza la serie Chance que transmite Fox Premium Series

Una de las frases más sencillas para describir el regreso del actor Hugh Laurie a la televisión podría ser “el médico vuelve a la consulta”. Pero más allá de hacer referencia a su famoso papel del doctor House, su nueva aventura en la pequeña pantalla dista un poco del carácter conflictivo, brillante y brutalmente humano que lo hizo famoso.

Laurie es ahora un neuropsiquiatra forense en Chance, producción que transmite Fox Premium Series los viernes, a las 8:00 pm.

Se trata de un thriller muy cerebral en el que el especialista Eldon Chance termina involucrándose más allá de lo profesional con una de sus pacientes. La mujer, que tiene un delirio de doble personalidad, añade sabor a una receta argumental en la que Laurie hace gala de cierta oscuridad emocional y, a la vez, ofrece un tono de fragilidad. Gretchen Mol (Manchester by the Sea), en el papel de Jaclyn Blackstone, es la encargada de destruir el equilibrio del psiquiatra.

“Estamos haciendo algo bastante diferente, viendo una transformación genuina en la que los personajes se tornan irreconocibles”, señaló el protagonista en una entrevista con la web Digitalspy.com. En la charla, Laurie insistió en la marcada diferencia de tono entre Chance y el doctor House.

“La actitud de Chance frente a la vida es otra y los conflictos escapan totalmente de cualquier comparación”, dijo el actor británico, que ya había dado un giro radical a la tuerca de su carrera convirtiéndose en un traficante de armas con estilo en The Night Manager, otra de las producciones con las que ha ganado premios, así como el favor del público y de la crítica.

Chance es provocativa, misteriosa, exagerada y, en resumen, entretenida”, afirmó Matthew Gilbert, del diario Boston Globe. Y para David Wiegand, del San Francisco Chronicle, “el nuevo personaje también es una persona herida (como House), pero un tanto misteriosa, en un caos que resulta convincente”.

¿Cuál es la razón para que este hombre, dedicado a hacerse pasar como alguien preocupado por los conflictos en las mentes de otros, acabe con el confort de su rutina y ponga en riesgo su propia integridad? Esa es la pregunta que se irá respondiendo conforme pasen los episodios de esta temporada (ya recibió luz verde para un segundo ciclo).

Lo cierto es que Laurie parece haber encontrado un nuevo rumbo para revelar aspectos de la condición humana que no son tan predecibles, pero sin apartarse de la naturaleza gris de los perfiles que ha construido a lo largo de su carrera, que marcan una huella siempre interesante y con cierta presencia de oscuridad moral.

Quizás en este caso tenga que llevar sobre sus hombros el mayor peso de la historia y es probable que su brillo enceguezca un poco a sus compañeros de reparto, pero para este intérprete esa ha sido una constante desde que rompió sus lazos con el cine independiente.

A este actor le gusta la variedad en sus interpretaciones, pero, como lo reconoció en una entrevista con TV Line, no es algo que planee meticulosamente. Como tampoco fue esencial el hecho de que Chance sea inversamente proporcional al fantasma de House.

“Cuando leí el guion me intrigó (…). Era tan triste y melancólico. Realmente no pensé cómo encajaría en lo que llaman mi carrera. Quizá sea solo un montón de papeles enlazados. De seguro hay actores o agentes que piensan: ‘Tenemos que hacer algo en Broadway, algo escandinavo y luego un éxito de acción’, pero yo no tengo esa habilidad”, concluyó Laurie.

Redacción: El Tiempo / GDA

Fuente: El Nacional