La oscuridad tiene “fritos” a los caraqueños

Caos en la capital, En Caracas hay varias zonas que viven a diario con “dolor de cabeza” por los problemas de iluminación

Los problemas de iluminación en el país pican y se extienden. Desde diferentes sectores denuncian la falta de alumbrado, situación que convierte a cualquier avenida, calle o autopista en una “boca de lobo”, que los delincuentes aprovechan para esconderse y cometer sus fechorías.

Sin embargo, ese no es el único problema. En una vía sin iluminación se multiplican la cantidad de accidentes, los cuales, en algunos casos, dejan víctimas fatales.

Uno de los últimos choques registrados en la Gran Caracas por falta de luz en las vías, ocurrió la noche del lunes en la autopista Caracas-La Guaira. David Samuel Rincón, de 35 años de edad, y Edison Gómez, de 24, se trasladaban en una moto por el túnel Boquerón I cuando fueron embestidos por un carro.

El accidente fue a las 10:00 pm. Iban a Santa Elena de Cotiza, en Caracas, luego de montar un aire acondicionado en casa de Edison en el Litoral. No había iluminación y un vehículo los chocó por detrás. El conductor del particular se dio a la fuga. Los hombres impactaron contra el filo de una pared y murieron en el sitio. La autopsia reveló que fallecieron por politraumatismos.

En la madrugada del martes, a eso de la 1:00 am, los familiares desconocían lo que había pasado. Estaban reunidos en la casa de Edison esperando que retornaran. El ambiente cambió cuando sonó el teléfono de uno de ellos y del otro lado de la bocina habló un representante de la Morgue de Bello Monte. Les informó sobre el choque.

Familiares de las víctimas denunciaron que la falta de iluminación fue la causa del siniestro. “Los túneles no tienen luz y ahí siempre hay accidentes. Siempre vemos estas noticias y nunca imaginamos estar en esta situación”, lamentaron.

David Rincón era padre de dos niños y se ganaba la vida animando fiestas, pues tenía una agencia de recreación. Edison tenía un hijo y laboraba como barbero.

Vías principales oscuras. Las denuncias se multiplican en las autopistas Francisco Fajardo y Prados del Este y en la avenida Boyacá, mejor conocida como la Cota Mil. En todas hay largos tramos sin iluminación. La situación en las vías empeora cuando tampoco hay presencia de funcionarios de seguridad.

En la Panamericana, que une a Caracas con los Altos Mirandinos, se promedian 26 accidentes al mes, según Protección Civil.

En el estado Miranda, entre 2012 y septiembre de 2017, se han registrado un poco más de 6 mil accidentes viales, los cuales han dejado 786 víctimas fatales; es decir, un muerto cada 7 choques. Las causas comunes son humanas, huecos en la vía y falta de alumbrado.

Caos en la capital. En Caracas hay varias zonas que viven a diario con “dolor de cabeza” por los problemas de iluminación.

En la parroquia Sucre ayer cumplieron dos días sin servicio eléctrico. Corpoelec informó que desde el lunes estaban trabajando en la subestación de Catia para restablecer la electricidad.

En San Martín y El Valle también estuvieron sin luz por más de 48 horas. La falla en la primera zona afectó los servicios del hospital Pérez Carreño. Ante las múltiples quejas, la empresa del Estado, Corpoelec, aseguró ayer que sus cuadrillas estaban haciendo mantenimiento programado. Estos trabajos se extendieron hasta las parroquias El Junquito, La Pastora y Altagracia, todas en el municipio Libertador.

 

Fuente: 2001.

Comentarios recientes