Los espacios del balneario del Paseo de Macuto, como duchas, vestidores y baños, siguen abandonados y convertidos en urinarios públicos o basureros

La Guaira. El Paseo de Macuto ha sido emblema histórico, turístico y patrimonial del estado Vargas desde hace más de cien años.

Los espacios del balneario del Paseo de Macuto, como duchas, vestidores y baños, siguen abandonados y convertidos en urinarios públicos o basureros

En marzo de 2016 el gobierno regional de Vargas suscribió el decreto 032-2016 para garantizar el rescate social, turístico y patrimonial del emblemático espacio. Trascurrido el tiempo, el abandono y el salitre amenazan con corroer lo que aún se mantiene en pie

Mayo 5, 2018

Por: Nadeska Noriega

La Guaira. El Paseo de Macuto ha sido emblema histórico, turístico y patrimonial del estado Vargas desde hace más de cien años.

Su época de gloria se remonta a la puesta en marcha del ferrocarril en el año 1901, lo que acercó la costa del litoral central a Caracas. Sin embargo, fue el verdor, su amable geografía y la existencia de las casonas veraniegas en la zona lo que convirtió a Macuto en el epicentro del desarrollo turístico.

Los gobiernos de Guzmán Blanco, Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez lo impulsaron como el espacio por excelencia para temperar y alejarse del desasosiego capitalino con la construcción de malecones y de los famosos baños de Macuto, que dieron paso al balneario y a los primeros hoteles. Todos iban de paseo a Macuto. Y de tanto decir la afirmación, el Paseo de Macuto se volvió referencia.

La fama y los cambios siguieron desde los años 50 y hasta los 80. La llegada de los barcos de Colón –una tradición que terminó en 1973– cuando cada 12 de octubre se llevaba la réplica de la Nado Santa María apostada en el Parque del Este de Caracas hacia el paseo Macuto y las personas se disfrazaban de indígenas o de españoles, así como los carnavales con grandes comparsas, hicieron del paseo el lugar predilecto de reunión de la familia varguense y de los caraqueños que gustaban de vacacionar en el litoral.

El desarrollo de nuevos espacios para el turismo y la recreación, así como el establecimiento de negocios que fueron convirtiendo el Paseo de Macuto en un espacio inseguro, dedicado a los juegos de envite y azar, hizo que las familias fueran migrando del lugar. A este daño social se le sumó la tragedia de Vargas en el año 1.999, que afectó severamente el espacio. A pesar de los intentos de recuperación, el lugar no ha vuelto a ser el mismo.

En los últimos quince años por lo menos siete ofertas realizadas desde la presidencia de la República, el Ministerio de Turismo y la propia Gobernación de Vargas, han anunciado la puesta en marcha de planes y proyectos que buscan devolver el brillo al paseo macuteño. Ninguno lo ha logrado y solo han quedado en operativos de limpieza poco eficaces. El Paseo de Macuto sigue activo por la terquedad de comerciantes y vecinos; su deterioro aumenta con la inacción gubernamental mientras el ciudadano pierde con cada día un espacio con patrimonio e historia, que sólo requiere de una propuesta de recuperación viable, que pase del proyecto a la acción.

Cualquier propuesta que surja debe respetar el estatus de Patrimonio Cultural que detenta el municipio Vargas desde 1992 y su designación como Bien de Interés Cultural cuando fue incorporadoal Catálogo de Patrimonio Cultural Venezolano en 2004, levantado por el Instituto de Patrimonio Cultural (IPC).


El deterioro del Paseo de Macuto se aprecia en las obras inconclusas, abandono de los espacios del antiguo balneario y fallas en los servicios. Estructuras que servían para ofrecer atención a temporadistas permanecen abandonadas en Paseo de Macuto | C. Sojo

Muchas promesas y nulos resultados

El tema con el Paseo de Macuto es que se ha convertido en una especie de tierra sin ley. Urge desarrollar mesas de trabajo en las que se aborden todos los problemas existentes y no se deje de lado el tema patrimonial. Se deben involucrar a los prestadores de servicio turístico, a los comerciantes, a los pescadores, a los vecinos y a las autoridades regionales y municipales. El problema es que desde el comienzo se toman decisiones efectistas, pero no eficientes, creyendo equívocamente que con un decreto ya se puede decidir el futuro de un espacio donde confluyen tantos sectores de la sociedad litoralense. Lo otro es que ningún plan se cumple sino se cuenta con un equipo haciendo seguimiento”, acota el concejal Felipe Corro, electo por el circuito La Guaira – Macuto, al referirse al decreto 032-2016 de la gobernación de Vargas, en donde se anunció un plan de acción especial y normas de convivencia para el espacio y cuyo resultado estaría palpable para ese año, cosa que no sucedió.

El decreto, que sigue vigente, establece la prohibición de pernoctas en carpas y personas en la noche en la playa, además de la colocación de tarantines de comercio informal; también quedó regulada la venta de bebidas alcohólicas y la utilización de música. El instrumento legal además establece cronogramas de atención y recuperación para la estructura de servicios del balneario.

Al revisar las publicaciones relacionadas con el lanzamiento del plan de rescate del paseo de Macuto en 2016, encontramos que la esposa del gobernador García Carneiro, María del Valle de García, fue designada como la responsable del plan.

..

En declaraciones ofrecidas a la corresponsal de la Agencia Venezolana de Noticias en Vargas, en marzo 2016, la primera dama de la entidad ofrecía detalles del proyecto: “Los antiguos baños serán limpiados y sellados, para que no sean utilizados como guaridas. Vendrán equipos de patrimonio cultural, Ministerio de Cultura y Pdvsa La Estancia para evaluar el estado de las sitios históricos, como la fuente, la escultura de Santa Ana y el hotel Miramar, situados en el paseo, para analizar su recuperación”. Posteriormente a la primera actuación, el paseo fue olvidado nuevamente.

“No le han dado al paseo de Macuto la importancia estratégica y patrimonial que merece. No ha habido disposición política para meterle el pecho al espacio, que requiere inversión y mantenimiento. Simplemente no es su prioridad”, agrega el concejal Corro.

El tema del decreto 032 – 2016 no es la única asignatura pendiente del poder gubernamental con el paseo macuteño. En mayo de 2013, el entonces titular de la cartera de Turismo, Andrés Izarra, prometió el completo rescate del balneario de Macuto. La oferta quedó registrada en su cuenta twitter, donde posteó: “Junto con @jgarciacarneiro (Jorge García Carneiro, gobernador de Vargas) vamos a recuperar los balnearios populares de Catia La Mar y Macuto”.

A finales de 2014, como parte de las obras visadas en el Gobierno de Calle, el presidente Nicolás Maduro aprobó recursos financieros por el orden de Bs 129,6 millones para “la recuperación de los balnearios públicos de las parroquias Catia la Mar y Macuto”. Ninguna de las dos reparaciones fue realizada.

El Paseo de Macuto se convirtió en referencia turística desde el año 1.911 | C. Sojo
.

El Hotel La Alemania es una de las estructuras más emblemáticas del paso macuteño. Fue comprado por la Comuna Guaicamacuto y su restauración sigue pendiente | C. Sojo

.
Circuito patrimonial a la deriva

Una de las mayores riquezas del Paseo de Macuto es que el área, en sí mismo, es un espacio patrimonial, que une a otra serie de obras también con calificaciones de patrimonio, como son la plaza de Las Palomas, el Hotel Miramar de Macuto, el hotel La Alemana, las fuentes El Niño y El Delfín y Santa Ana, así como las rampas con vista al mar.

“Abelardo Raidi solía decir que el Paseo de Macuto era el pequeño Hollywood venezolano. Para acá venían las damas y los caballeros con sus mejores galas a vacacionar. Las playas y los servicios eran de primera. El Hotel Miramar y este bulevar, aunque hoy no lo parezcan, fueron las primeras iniciativas serias para explotar el turismo en el litoral central”, reflexiona con cierto pesar el cronista macuteño Juan Álvarez Parodi, al compartir la historia que rodea al paseo macuteño.

Con la llegada de la democracia, el paseo se transformó en bulevar. Durante el gobierno de Rómulo Betancourt se desarrolló el proyecto del arquitecto Jimmy Alcock, que incorporó la famosa plaza de Las Palomas al paseo, además de una serie de rampas elevadas en obra limpia que permitían admirar más de cerca el mar.

“Las décadas de los 60 y 70 fueron de gran impacto para el paseo. Era el centro de toda actividad cultural, deportiva, religiosa y social. Fue otra época de oro que lamentablemente fue apagándose”, agrega Álvarez Parodi.
.

Macuteños aspiran recuperar el circuito patrimonial y turístico que convive en el paseo | C. Sojo

.

El declive del paseo se inició en la década de los 90. El espacio familiar fue transformándose en un lugar para la apuesta, la economía informal y la prostitución, actividades que se han incrementado en los últimos años.

Debido a los deslaves del año 1.999 la rampa ubicada en la Plaza de las Palomas tuvo que ser demolida para dar paso a la maquinaria pesada dispuesta para despejar las vías del este de Vargas.

Sobre las fuentes emblemáticas ya nombradas, en su blog Desde la Memoria Urbana, la arquitecta Hannia Gómez refiere que ambas piezas forma parte de las cinco fuentes venidas de Italia por el año 1865 por encargo de Juan Crisóstomo Falcón, para el ornato de la ciudad. Registran un estado regular, pero ninguna está en uso y por lo general permancen sucias por la falta de mantenimiento.

“Yo empecé a trabajar muchacho. Desde distintos rincones del país venían visitantes a disfrutar no sólo de las playas, sino también de lugares como el mirador, la rampa, los paseos en carreta, un trencito para los niños y los expendios de comida. Es una lástima el estado de abandono en el que se encuentran los baños, el estacionamiento, la fuente o sitios históricos como el hotel Miramar. Si se deja morir el paseo de Macuto se muere parte de nuestro legado”, lamentaPablo Aristigueta, vendedor ambulante.

“El paseo de Macuto está herido y es nuestro deber alertar para que sea recuperado y sirva como centro de desarrollo para todo el litoral. Nuestro pasado no debe ser echado de lado, sino rescatado”, concluye Álvarez Parodi, que como buen macuteño sueña con su paseo, con ese que marcó la historia turística y veraniega de la Caracas de antaño.
.

La enigmatica fuente Santa Ana se mantiene en el paseo macuteño sin ningún tipo de mantenimiento | C. Sojo

Las rampas hechas en obra limpia en la década de los 60 lucen descuidadas y rotas. Las obras de recuperación no han sido las más adecuadas | C. Sojo
.

La pieza El Niño y El Delfín es una de las fuentes más antiguas del litoral. Un bulevar lleno de patrimonio pero con mucho olvido | C. Sojo

Fuentes 

– Álvarez Parodi, Juan. Periodista, investigador y cronista de Macuto. Entrevista realizada el 6 de abril de 2018.

 

– Aristiguieta, Pablo. Vecino del Casco Colonial de Macuto. Trabajador playero del Paseo de Macuto. Entrevista realizada el 8 de abril de 2018.

 

– Catálogo de Patrimonio Cultural Venezolano. Instituto de Patrimonio Cultural (IPC).Tomo Municipio Vargas / Estado Vargas. Año 2004 – 2005.

 

– Corro, Felipe. Concejal del Circuito Macuto – La Guaira. Miembro del Concejo Municipal del Municipio Vargas. Entrevista realizada el 8 de abril de 2018.

 

– Gómez, Hannia Blog “Desde la Memoria Urbana” hanniagomez.blogspot.com Entrada: Las Fuentes de Macuto, Consultada el 10 de abril de 2018.

 

– Silva, Denys. “El Paseo de Macuto estará recuperado en 2018”. Noticia publicada por la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) el 23/03/2016. Consultada el 15 de abril de 2018.

 

– Yánez, Oscar. Columna “Así son las cosas: Una Cocada en Macuto”, publicada en el Diario el Nacional. Año 1.998. Consultada el 12 de abril de 2018.

Fuente: El Pitazo

1 Comment