Pasaje de Guatire a Caracas se lleva 90% del sueldo mínimo

Lugareños gastan Bs. 88.000 mensuales en transporte a la capital y rutas internas

Bs 1.700 están cobrando el pasaje de Guatire a Caracas en vans y piratas, mientras las líneas tradicionales cada vez tienen menos busetas, pues los choferes prefieren piratear y ganar más, denuncian pasajeros afectados.

El gasto de ida y vuelta es de Bs 3.400 diarios y de lunes a viernes suma Bs 17.000. Al mes son 68.000 bolívares.

Si se toma en cuenta los otros pasajes que deben pagar en Guatire para llegar al terminal y en Caracas para arribar a sus destinos, a la cuenta hay que sumarle mil bolívares diarios más, como mínimo, por lo que el gasto total en transporte es de 88 mil al mes, solo de lunes a viernes.

Considerando que el salario mínimo mensual es de 97.531 bolívares, la cifra representa 90% del sueldo mínimo vigente desde el pasado mes de julio. El incremento ha sido indetenible desde mayo pasado, cuando cobraban Bs. 700 hasta la capital. Otro detalle es que la tarifa se incrementa en las noches.

Rosemary Zerpa, residente de Castillejo, aborda las unidades cada noche en Los Cortijos, “porque hay más seguridad y el servicio es mejor, pero eso cuesta dinero. Mínimo son dos mil bolívares y a medida que avanza la noche se pone más caro. Cuando trabajo horas extras y salgo a las 9:00 me toca pagar hasta 2.500 bolívares”.

Yusleidy Morales dejó de trabajar en Caracas cuando sacó la cuenta de todo lo que gasta en pasaje, más el agotamiento que el traslado diario a la capital le generaba.

“Me di cuenta de que era una esclava, o sea, estaba trabajando por comida. Es una triste realidad porque los cestatickets son más que el sueldo. Cada quincena se me iba en puro pago de pasaje y le tenía que pedir a mi esposo que me completara. Así que decidí cuidar niños en mi casa y me eliminé la madrugadera para Caracas y la tortura diaria”, relató.

María de Rodríguez, secretaria, de 55 años, vive en La Rosa de Guatire. Allí el pasaje cuesta Bs. 2.000 hasta Petare, de ida y de vuelta. “Yo no puedo gastar cuatro mil bolívares diarios para ir al trabajo en La Urbina. Mi esposo, que está jubilado, se levanta a la 1:30 am y se va a hacer la cola por mí en la parada de los buses rojitos del Sitssa, que cobran Bs 250. Yo duermo hasta las 3 am, me paro a cocinar la comida del día, y a las 4 am estoy en la parada. Es fuerte vivir así. Al mediodía me caigo de sueño en el trabajo”, relató.

 

Fuente: El Pitazo.

Comentarios recientes