Transportistas plantean paralizarse si les niegan alza

Margarita colapsó en primer día del ajuste. Insisten en que solamente la respuesta a la propuesta del subsidio por parte del Gobierno puede evitar el incremento en tarifas.

Los transportistas de la región aseguran que no tendrán otra opción que paralizar el servicio si las autoridades gubernamentales mantienen la posición de negarles el incremento en las tarifas.

José Luis Isase, presidente del Sindicato Único de Trabajadores del Transporte, y otros directivos de esa confraternidad, responsabilizaron a los fiscales de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y a los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, de haber generado las alteraciones ya que según dijo, los pasajeros estaban pagando las nuevas tarifas sin problemas.

Argumentó que la nueva tarifa del transporte público impuesta desde este lunes se debe a la necesidad de un aumento de pasaje acorde a las necesidades diarias que demanda el sector transporte, así como las de sus trabajadores.

Aseguró que pese a múltiples solicitudes a los correspondientes organismos del Estado, los transportistas no han recibido ningún tipo de respuesta por parte de las autoridades competentes, con respecto a la evaluación y autorización de aumentos en los costos del transporte público.

Largas colas en el terminal de Porlamar marcaron el inicio de la semana que despertó a los usuarios sin haber asimilado el incremento que fue pospuesto hace más de un mes, luego que los transportistas se reunieran con el anterior gobernador Carlos Mata Figueroa, y les prometieran mediar para que en el Ministerio de Transporte Terrestre se diera respuesta a la propuesta del subsidio que fue elevada ante esa instancia hace más de 90 días.

Colapso total

Un total colapso se registró este lunes en la región con la entrada en vigencia del incremento de las tarifas del transporte colectivo, lo cual fue rechazado por los usuarios, ya que los montos fueron fijados en una banda de entre 800 y 3.200 bolívares.

La situación generó la aglomeración de usuarios en los terminales de pasajeros de Porlamar y Juan Griego, quienes se negaban a pagar el aumento del servicio, lo cual tildaron de exagerado.

Glenys González, residente de La Guardia, municipio Díaz, calificó como “un crimen”, tener que pagar 1.200 bolívares desde esa población hasta el terminal de Porlamar.

Juan Salgado, usuario de la tercera edad, dijo haber sacado muy bien sus cuentas y que el servicio de tarifa mínima se incrementó 160% toda vez que de 300 bolívares pasó a 800.

“De ahora en adelante me subiré en las unidades de BusMargarita, sin pagar nada porque soy de la tercera edad”, insistió.

Fuertes discusiones surgieron en el terminal de pasajeros entre los transportistas y algunos dirigentes oficialistas entre quienes se encontraba Neiro Márquez, director de BusMargarita.

Márquez expresó la disposición de atender la contingencia con las unidades de ese servicio gubernamental, pero se negó a responder el número de autobuses disponibles para eso.

El presidente del Suttene aguantó estoico las ofensas proferidas por usuarios y dirigentes oficialistas del sector transporte, y a pesar de eso quiso dejar claro que no es la intención enfrentarse con los usuarios. Dijo que esperan que se alcance un acuerdo como sucedió con el precio de la carne, lo cual según dijo, se logró sin ningún tipo de traumas.

Con información de El Sol de Margarita.